Carolina Fusilier | Angel Engines

06 / Sept / 18 - 20 / Oct / 18

slide 0

Carolina Fusilier (Generación 2017) presenta la exposición individual Angel Engines en la Natalia Hug Gallery en Colonia, Alemania.

¿Qué pasaría si nuestra naturaleza privatizada, nuestras valiosas máquinas y nuestros complejos sistemas urbanos no solo no fuesen inertes sino que tuviesen vidas interiores, toda una cosmogonía? ¿Serían los paisajes de Carolina Fusilier su paraíso? ¿O su tormento? ¿Sueñan nuestras posesiones con nosotros, como nosotros soñamos con poseerlos? Si la duradera ambición de la ciencia ha sido desencantar al mundo y organizar todo lo que es conocible en categorías objetivas y racionales, entonces las Angel Engines de Fusilier quieren hacer lo opuesto. No es que estas obras sean anti-ciencia o irracionales, pero sí están dispuestas a especular.

Las piezas re-encantan al mundo, superponen una narrativa poética, no-lineal sobre nuestra realidad para revelar una agencia que quizás siempre estuvo ahí. Las máquinas angelicales habitan un mundo adyacente al nuestro que nos toca a través una divinidad primigenia, chiflada y fluida. Una aliada y conocedora de las vidas interiores de nuestras pertenencias, prima cercana de la electricidad y cría perdida del océano. En Dreams of a Pipe Deity, una pieza sonora que emana desde un caracol, esta divinidad nos describe su propia corporeidad y omnipresencia, sus viajes a través de nuestra cotidianidad y su deseo de transformar el momento banal de abrir una llave del agua en un encuentro con el misticismo. Es una presencia curiosa, una voz que nos reclama nuestra indiferencia y que nos empuja a revalorar nuestra posición en el mundo, pero que también nos canta canciones y se nos ofrece en una escultura de agua para ser consumida por los visitantes en un rito de comunión, una reconciliación.

 

Las pinturas de Fusilier representan un no-lugar, un momento indefinido de la historia que podría ser pre o post-humano. Son ventanillas que miran hacia la infinita existencia que nos rodea, convirtiendo la galería en una nave que flota sobre lo irreconocible. Una utopía de objetos metálicos jubilados que ya liberados de la humanidad pueden hacer lo que deseen: crecer en espirales, derretirse en líquido, fluir dentro y fuera de piletas. Fusilier especula sobre las realidades y futuros posibles para nosotros pero también sobre aquellos accesibles a nuestros artefactos, o lo que genéricamente llamamos nuestros recursos: nuestras aguas, metales, óleos. Ella sigue el consejo de Ursula K Leguin: “Una forma de dejar de ver a los árboles, ríos o cerros como simples ‘recursos naturales’ es re-clasificarlos como seres acompañantes—parientes”. Y así, Fusilier des-cosifica, vincula y esparce gruesa empatía sobre paisajes extraños.

 

— Gaby Cepeda

 

Natalia Hug Gallery

Calle Jülicher 14
Colonia, Alemania
 

SOMA

Calle 13 #25, Col. San Pedro de los Pinos, 03800 Ciudad de México